Christian Alexander tiene 21 años y vive en Preston, una ciudad industrial de Inglaterra. Christian compone, graba, produce su música por su cuenta, sin la ayuda de nadie, y este año publicó su primer proyecto titulado Summer ’17, grabado en su habitación. Indie Hoy tuvo la oportunidad de hablar con él desde Inglaterra, sobre este primer proyecto, sus influencias y mucho más.

Empezaste a hacer música desde chico pero estos años lo empezaste a tomar en serio. ¿Cuál fue el punto de quiebre para que esto suceda?
Creo que pasó a mis 15 o 16 años. No me iba muy bien en el colegio, estaba desinteresado y sentía que no pertenecía a ningún grupo entre mis compañeros, así que en el descanso para almorzar me la pasaba en mi habitación creando beats, bastante malos por cierto. Fallaba en todas mis clases y tenía la necesidad de salir de ahí, siempre supe que la música era lo que quería hacer. Dejé la escuela y aprendí cómo producir para poder cantar en mi propio material, todo se dio por suerte. Nunca más volví a mirar para atrás.

Viviste en Preston toda tu vida, un lugar pequeño sin escena musical. ¿De dónde vienen tus influencias?
Pasé la mayoría del tiempo en YouTube, encontrando música que nunca había escuchado antes. Recuerdo escuchar artistas como Tyler, the Creador, Mac DeMarco o Frank Ocean, una experiencia alienígena para mí, fue muy loco.

En Summer ’17 producís, tocás la guitarra, mezclás y masterizás. ¿Cómo fue ese proceso de hacer todo por tu cuenta?
Se siente muy completo. Nunca conocí algo diferente, sé exactamente lo que quiero, y eso hace que funcione bien. No pensé demasiado antes de hacer Summer ’17, el sonido es muy crudo y no tiene filtros, si prestás atención todos los errores y sonidos extras quedaron ahí. Fue una muy buena experiencia para aprender.

¿Te gustaría colaborar con otras personas más adelante?
Por supuesto. Creo que la mejor forma de progresar es colaborar con diferentes músicos, con diferentes ideas, pensamientos y maneras de hacer las cosas. Sería muy refrescante para el proyecto.

Este primer proyecto se centra en tus vocales y la guitarra acústica, es muy íntimo la mayoría del tiempo. Pero también hay lindos detalles con beats y más producción. ¿Qué te inspiró para este trabajo?
No pienso las cosas demasiado cuando tiene que ver con beats, salen de jugar y probar. Sabía que quería interludes y pequeños breaks entre las canciones del proyecto, y las dos que aparecen van muy bien con el resto. Pero la mayoría de la música que estoy haciendo en este momento tiene batería y es mucho más orientada a la producción y los beats.

¿Cómo definirías tu género?
Diría que es una mezcla de varios géneros que conforman uno propio. Tengo diferentes influencias, me gustan mucho los sonidos diferentes, no pienso demasiado dónde puedo encasillarme.

La escena musical está llena de artistas que no se dejan encasillar o no se identifican con ningún género en particular. ¿Te sentís identificado con eso como artista?
No me importan los géneros, solo hago lo que esta en mi cabeza, que el publico se encargue de eso si tiene ganas. Creo que la gente está haciendo lo que realmente tiene ganas, y si es genuino y permite que tu mensaje llegue al publico, entonces funciona. En la actualidad, no hay necesidad de tener reglas para ser aceptado, es pura música.

En tus letras hablás de la depresión y la soledad de una manera muy abierta. ¿De dónde viene eso?
Cuando me siento triste me ayuda escribir sobre eso. Cuando escribí este disco estaba pasando un mal momento, y esas canciones es lo que salió. No soy una persona súper depresiva, solo me gusta expresar los sentimientos que estoy sintiendo en el momento.

En medio del disco aparece esta canción titulada «random beat i made». ¿Cuál fue la idea a la hora de componerla y sumarla?
Esa canción la hice un día que estaba aburrido. Cuando la terminé, supe que no quería cantar sobre el beat, así que quedó como un interlude. Es una canción que te permite respirar un poco y alejarte del resto del álbum, que es un poco más crudo. Me encantaría hacer más material así, ya estoy en camino.

Estás grabando otro disco y lo querés sacar este año. ¿Va a ser muy diferente a Summer ’17?
Ya lo tengo prácticamente terminado. Es difícil de decir si es parecido o diferente a Summer ’17, creo que es otro cuerpo de trabajo que te acerca a lo que es mi mundo. Estoy buscando mejorar y que mi mensaje llegue lo más lejos posible.

¿Cuáles son tus planes para el futuro cercano?
Sacar mi próximo proyecto, hacer algunos videos y seguir creando. Mi objetivo es ser el mejor artista que puedo ser, continuar viviendo la vida y tener más experiencia. Y también no pensar demasiado las cosas, algo que hago todo el tiempo.