Foto: Web de Tildaflipers

Seguirle el paso a la trayectoria de Tomás Spicolli, uno de los músicos detrás de Tildaflipers, no es tarea sencilla, puesto que ha pasado por diversos géneros y movidas del under argentino.

Lo cierto es que su aporte a la escena hardcore en agrupaciones como Delmar es digno de mención. Del mismo modo, rastrear su experiencia como creador de fanzines, pinturas, collages, dibujos, e incluso tapas de discos de otras bandas como Fun People, nos ayuda a comprender de dónde viene la inquietante estética de este proyecto artístico que ahora comentamos.

Y ponemos entonces el foco en estos detalles porque Tildaflipers es más que una propuesta musical. De hecho, podríamos señalar con bastante precisión que su búsqueda es más bien conceptual. Es decir, además de entretener y sonar bien, buscan hacernos pensar, sentir e imaginar otros mundos posibles.

De cualquier forma, la banda nació durante el paso de Tomás por Brasil y luego terminó por armarse con integrantes de ambos países. En Bandcamp se pueden encontrar las diversas placas que han lanzado hasta la fecha.

En cuanto a su estilo, podemos enmarcarlos dentro del dub (en principio, un subgénero del reggae); aunque de relajadas y soleadas tienen muy poco la mayoría de sus canciones. Más bien, suelen avocarse a la creación de atmósferas que nos inducen a un trance. Entonces, digamos que hacen algo así como un art-dub. Asimismo, encontramos participación de voces masculinas y/o femeninas dependiendo de cada tema y una tendencia a lo melódico o a lo hablado según lo amerite el espíritu de cada pieza.

En muchos sentidos, podemos asimilar este proyecto al dúo de pop industrial Mueran Humanos, conformado por argentinos radicados en Europa. Con ellos comparten bastante, como el aferrarse la filosofía DIY por sobre todo y dejar en evidencia un desprecio por lo literal y lo pensado para el marketing.

Sobre su intención de destruir dogmas y armar todo de nuevo, esto comentó Spicolli en un diálogo con Página/12 hace algún tiempo:

 “Estamos surfeando la derretición”.

Más adelante, habló de su forma de crear e interpretar la obra de esta banda:

“Nunca tocamos las canciones de la misma manera. Entonces una composición que puede parecer cerrada, nunca lo está”.

Respecto de sus más recientes lanzamientos y de sus planes futuros, esto es lo que nos comentaron:

“Ahora acaba de salir nuestro disco 12 de pulgadas en vinilo, así como dos vinilos 7 pulgadas de unos singles, uno editado en brasil y otro por nosotros (Bombo/Muyo y Semilla). En octubre iremos a presentarlo a Europa”.

Por lo pronto, les compartimos su último álbum, titulado Muau Muau, disponible para escuchar en Spotify.