La semana pasada, Juan Ingaramo dio un show acústico en la tienda adidas Originals de Palermo, invitado en el marco de la presentación de la nueva silueta P.O.D. System. Minutos antes de que suba al escenario, nos sentamos con él para charlar de este nuevo proyecto, su visión de la escena actual, y mucho más.

¿Cómo surgió la colaboración con adidas?
La relación empezó como la que tenemos todos con una marca como adidas, que uno la elige. Lo que pasó después fue que ellos me terminaron eligiendo a mí y se hizo el “match”. Para mí es un flash trabajar con adidas porque puedo decir cosas a través de su ropa. La ropa es parte del discurso de uno, entonces se podía alinear en una propuesta como esta. Me pareció súper orgánico. A la vez fue loco, porque saqué mi disco“Best seller”, en el que están totalmente conquistadas las zonas de venta simbólicamente, el arte como objeto de consumo y como generador de espacios de consumo. Estamos dentro de eso y hay que ver la mejor forma para usarlo como traductor de la realidad.

¿Qué representa adidas para vos?
Para todos representa algo. Es una marca que consumimos desde el jardín de infantes y sucede que hoy en día puedo, a través de ellos, decir cosas simbólicamente en los shows o en las redes.

Las P.O.D tienen que ver con la fluidez y la libertad de movimiento. ¿Te sentís identificado en tu trabajo con esta idea?
Sí, totalmente. Creo que la libertad es mi única trinchera dentro de la música. No me imagino dentro de ese mito de que las compañías te dicen qué hacer. En ese sentido sí y sobre todo en estos espacios que está conquistando la nueva generación. No hay mandatos de géneros o estilos, podés hacer lo que quieras.

El mundo ya cambió, el tema es que todos nos demos cuenta. Creo que los géneros son una antigüedad, es de otra década, quizás en los noventas, en la que el sistema te organizaba el consumo a través de eso: vos escuchás esto y te vestís así.

El lema de P.O.D. es “la confianza innata y la comodidad”. ¿En qué lugar te sentís así?
Trato de que sea 24/7. Me gusta poder ser en el escenario como soy abajo, y estar vestido con adidas me lo permite. Creo que la búsqueda de la felicidad en la que estamos, supongo, todos viene por ahí: tratar de que todo sea rico, cualquier diálogo o situación, no sólo la del escenario. La del escenario es eso amplificado por mil. Pero trato de disfrutar todo, porque lo de 24/7 es real: está prendida la fábrica todo el tiempo, hay disparadores todo el tiempo. No sé cómo sería si fuera arquitecto o médico, depende de cuánto uno se compenetra con su disciplina, si la amás o no.

¿Qué podés contarnos del show de hoy?
Son versiones nuevas que no hicimos nunca en vivo, que ensayamos sólo una vez. El baterista es un amigo mío que no se conocía con el tecladista, nunca tocamos los tres juntos y vamos a hacer versiones nuevas que se estrenan hoy.

¿Qué planes trae 2019 para vos?
Tenemos una agenda de shows grande, por suerte. Vamos a estar en Mendoza, Córdoba, Rosario, Santa Fe, Corrientes, Salta, Jujuy y más. También tenemos muchos shows afuera, la semana que viene nos vamos a México y en julio tenemos un festival en Nueva York, después seguimos por Europa también así que piola, juntando millas.