Jonathan Wilson, cantante, compositor y multinstrumentista estadounidense, acaba de sacar su tercer disco solista llamado Rare Birds. De esta novedad sólo se conocía “Over the Midnight“, la canción que sirvió de adelanto de esta obra que nos devuelve la psicodelia de fines de los sesenta. No es dato menor que Jonathan Wilson es el guitarrista de Roger Waters; pero también es productor y colaborador de muchísimos músicos que trabajan los discos en su estudio en Los Ángeles.

Rare Birds es un disco que apuesta a otra parte de su intérprete, en relación a los anteriores más folks. Lo nuevo es un flechazo al pasado, no sólo por la estética sino también por cómo se piensa la canción y sus diferentes estaciones dentro de la misma. Composiciones largas y llevaderas que nos recuerdan a Pink Floyd, pero con una vuelta de tuerca más contemporánea: participaciones de Father John Misty y Lana Del Rey.

Entre explosiones progresivas y atmósferas oníricas, Jonathan Wilson dibuja un planeta alejado del nuestro donde todos nuestros deseos son realidad. Over the Midnight genera un ambiente muy profundo entre distintas tonalidades musicales y una poética que exalta la reflexión. Hablamos con él para que nos cuente un poco más sobre su trayectoria.

¿Cómo describirías el camino entre Gentle Spirit (2011) y este nuevo álbum?
Bueno, primero hice Gentle Spirit y después hice Fanfare en 2013, la diferencia la encuentro en que ambos de esos discos son fundamentalmente acústicos, basados en composiciones ligadas al tipo “cantautor”. Este disco particularmente está enfocado en lograr una expansión de los sonidos en cada canción y cada canción para mí representa una parte de un rompecabezas, un pedazo de una gran foto. De igual forma en mis discos anteriores había canciones que estaban mas ligadas a la banda y a las secciones instrumentales, pero particularmente esta colección de canciones demuestra más mi personalidad.

Hablando más sobre el proceso técnico de grabación del disco, leímos que hace unos años trabajaste con otros artistas utilizando material analógico. ¿Cómo manejas el uso de ese tipo de material para la producción?
Tengo los equipos en mi estudio, tengo un enorme lugar lleno de equipos de cinta de los ’70 y lo que hacemos es una mezcla de las dos texturas: seguimos la trayectoria de lo vintage usando las cintas y luego transferimos eso a Pro Tools, haciendo una especie de híbrido analógico-virtual.

Este álbum está lleno de escenas dentro de cada canción. ¿Cómo pensás las duraciones y los distintos climas por unidad?
Creo que es solo mi estilo de siempre tener canciones largas compuestas por distintas secciones, ese sentido de construcción “orquestal”. Este álbum definitivamente sigue con esa estética y se vuelve cada vez mas grande ese sonido, lo que yo llamo “widescreen sound”, como si estuvieras mirando una película en pantalla grande. Pienso al disco de esa forma y he estado tratando de crear con otros compañeros un sonido arsenal, dar una expresión a la canción desde el principio hasta el final en lo que respecta a producción. Hablando de lo que integra al sonido, por ejemplo con el uso de cuerdas, vientos, percusión, sintetizadores, coros, eso está definitivamente creciendo y volviéndose más grande en este disco, en comparación a mis trabajos anteriores. En realidad, no estoy seguro si algún día volveré al sonido clásico de bajo, batería y guitarra; para mí se trata de expandir el sonido.

¿Qué representa “Over the Midnight”?
Para mí viene a ser como un lugar secreto al que podés ir con tus mejores amigos o con tu mujer, novio, novia, un lugar secreto donde podés existir sólo en presencia de amor, donde no existe el mal, las pistolas, no existe el miedo, no existe el diablo, nada es salvaje, no existe el asesinato; donde no hay nada de eso, sólo hay margaritas y cigarrillos mitad marihuana, mitad tabaco, felicidad, hermosas canciones.

Parece que, tanto la letra como el video, están llenos de mensajes secretos.
La chica que hacia las animaciones en el video (Clara Luzian) es de Argentina, es una genia. Siguiendo con lo del tema, esa fue la primer canción que se dejó lista para lanzar donde fue parte de la producción Laraaji. Él es uno de mis héroes musicales que hace su parte en el álbum.

Hay muchas colaboraciones en el disco, ¿qué es lo que te acerca con los artistas elegidos?
Las personas que aparecen en el álbum son mas que nada amigos míos, muy buenos amigos. No son extraños que llamé y les dije ‘¿podés ser parte de mi proyecto?’ Son personas que están en mi vida, como Josh de Father John Misty. Eso representa una especie de relación orgánica, la amistad, no es que intento contratar a alguien. No estoy tratando de hacer eso, es sólo la colaboración de las cosas que realmente se necesitan para la canción.

Entre todos los músicos con los que has trabajado a lo largo de tu trayectoria, ¿cuál sentís que fue quien más te inspiró para terminar produciendo un disco como este?
Es interesante… Probablemente el más inspirador para hacer un disco como este es mi amigo Josh, con él hicimos muchas colaboraciones juntos. Además es muy curioso sobre el sonido del próximo álbum que va a sacar y yo soy igual. También definitivamente fui muy inspirado por mi tiempo transcurrido con Roger, eso también formó al sonido del álbum. Podrías encontrar sus influencias en canciones como “Trafalgar Square” en la intro y la parte del interludio. La gente podría decir que suena parecido a Pink Floyd, pero eso es porque es lo que estaba haciendo en ese momento con Roger… eso es lo que pasaba en mi estudio.

Foto: Andrea Nakhla

¿Vas a presentar el disco en Argentina?
Sí, voy a estar ahí en el otoño.

¿Qué sentís al tocar con Roger Waters?
Se siente jodidamente bien, él es una fuerza en el escenario, le gusta rockear duro y eso es realmente divertido. Analizarlo cada noche y sólo verlo desplegarse de la manera que lo hace en el escenario es increíble. Hemos desarrollado una amistad y una confianza en el escenario que ha sido divertida y fantástica a la vez, es un completo honor.

¿Y qué te genera poder tocar uno de los mejores solos de la historia del rock en frente de miles de personas? Me refiero al solo de “Confortably Numb“.
Se siente fantástico estar ahí arriba tocándolo. Antes de que tenga esa zapada con Roger y luego que surja la colaboración, era un gran fanático de Gilmour y eso sólo pasó, considero que con David compartimos una forma de tocar y concebir la guitarra similar en ciertas canciones y circunstancias, así que se siente bastante natural interpretar sus canciones y sus partes. A la vez es un gran honor.

¿Conocés algo de música argentina?
La verdad que no conozco mucho pero me gustaría conocer algo de los ’60 o ’70… soy un gran fanático de una banda psicodélica de Chile de los ’60, pero me gustaría conocer más al respecto.

*

Foto principal: Andrea Nakhla

Comunidad Indie Hoy