los 50 mejores discos de los 70

30. Nick Drake – Pink Moon

1972 – Island

Nick Drake - Pink Moon

Los últimos años de vida de Nick Drake, antes de su sobredosis de antidepresivos, hallaron al cantautor británico sumergido en una depresión clínica, viviendo de nuevo con sus padres, y progresivamente más retraído e incapaz de comunicar o socializar. Es un verdadero acto de generosidad que nos haya dejado Pink Moon antes de partir, donde el músico folk condensó todo su sufrimiento y lo convirtió en un disco pocas veces igualado en términos de belleza, con su voz gentil y sus cuerdas acariciando los oídos y la sensibilidad de cualquiera que decida escucharlo. Para esta obra, Drake se limitó al uso de guitarras acústicas, arpegios y no mucho más. Es un testamento de su enorme talento que con tan pocos recursos haya logrado uno de los albums más bonitos del mundo (aunque sea uno que probablemente termine requiriendo pañuelos descartables durante sus escuchas).
B.A.

29. Wire – Pink Flag

1977 – Harvest

Wire - Pink Flag

Mientras que el punk asomaba su nariz allá por 1977 con los Pistols o The Clash, Wire se despachaba con Pink Flag que si bien puede ser catalogado como punk, no sonaba demasiado parecido a nada de lo que las bandas de ese género venían ofreciendo hasta ese momento. El disco fue aclamado por la crítica pero no corrió la misma suerte en lo que a ventas se refiere, algo que treinta y siete años después resulta un dato insignificante ya que Pink Flag ejerció una fuerte influencia en sus contemporáneos, desde el hardcore hasta el britpop, pasando por el post-punk y el rock alternativo. Canciones como “12XU” y “Strange” le marcaron el camino a futuras bandas como Black Flag y Sonic Youth respectivamente.
D.A.

28. Pink Floyd – Wish You Were Here

1975 – Harvest / EMI

Pink Floyd - Wish You Were Here

Sonidos psicodélicos y unas pocas pero extensas canciones irrumpen en los ’70 con el segundo disco de Pink Floyd. El disco abre con una imponente obra maestra “Shine On You Crazy Diamond”, una extensísima canción conceptual. El disco, de pocas pero imponentes canciones, contiene las rarezas vanguardistas propias de la banda con referencias lisérgicas, sociales y a su amigo Syd Barrett. “Welcome to the Machine”, “Have A Cigar” y la bellísima “Wish You Were Here” llevan la fuerte impronta conceptual de Waters y la musical de Gilmour. Un disco tan desopilante como complejo y de lo más influyente en la época.
J.A.

27. The Doors – Morrison Hotel

1970 – Elektra Records

The Doors - Morrison Hotel

Con perlitas como “Roadhouse Blues” y “Peace Frog“, Morrison Hotel fue el anteúltimo disco de estudio de The Doors. La mayor parte de las canciones fueron escritas por Jim Morrison y en la mayoría de ellas se encuentra muy marcada la influencia del blues pero obviamente sin dejar de lado los tintes psicodélicos como en “Waiting for the Sun“. Se puede decir que es un disco que explora varios sonidos y así como por ejemplo nos lleva por atmósfera algo oscura de “Blue Sunday” o la sensualidad de “The Spy“, también nos pasa por el alegre hammond de “Land Ho!” y el rock de “Queen of the Highway“.
F.G.

26. The Who – Quadrophenia

1973 – Track / MCA

The Who - Quadrophenia

Hay discos que condensan el espíritu de toda una época, de todo un movimiento. Álbumes que se crearon en el meollo de la efervescencia juvenil y por eso llevan consigo la sustancia de esos momentos que, como todo éxtasis, se terminan. Quadrophenia, la ópera rock creada por Pete Townshend y publicada en 1973 como disco doble, fue el álbum distintivo del movimiento mod. Un disco musicalmente bueno pero culturalmente mucho más poderoso.
A.R.

25. Talking Heads – Fear of Music

1979 – Sire

Talking Heads - Fear of Music

Tras la notoriedad que obtuvieron con More Songs About Buildings and Food, los Talking Heads decidieron derribar convenciones y empujar los límites un poco más con Fear of Music. El resultado de tal experimentación fue la excentricidad que terminaría por volverse luego el rasgo característico de la banda de David Byrne. Desde los beats tribales y los punteos de guitarra de Robert Fripp en el opener “I Zimbra“, el tercer LP de los neoyorquinos es un viaje lleno de insania funk, melodías y hooks inolvidables. No debería sorprender entonces que haya sido producido por el vanguardista Brian Eno. Si bien Fear of Music no termina de alcanzar los momentos más brillantes de Remain in Light, es imposible escuchar un tema como “Life During Wartime” y no permitirle a tus pies que se pongan a bailar.
B.A.

24. David Bowie – Low

1977 – RCA

David Bowie - Low

Reconocido como una de las obras maestras de Bowie, el comienzo de la Trilogía de Berlín marca uno de los giros y reinvenciones más radicales en su carrera. Luego de los excesos de cocaína que acompañaron a Station to Station, Bowie inicia un proceso de reconstrucción y reconección con el mundo, explorando sentimientos de alienación, autodestrucción y melancolía, en un disco que vuelve a expandir los límites de lo que la música popular podía abarcar. Canciones fragmentarias, sintetizadores disonantes, híbridos de pop, rock, electrónica y krautrock, construyen una primer mitad vibrante, enérgica y nerviosa. En la segunda parte, se hace más evidente la colaboración con Brian Eno. La música fluye en composiciones instrumentales donde se imbrica lo artificial con lo orgánico, la angustia y la desolación con la calma y la tranquilidad. Nos transporta a nuevos territorios de experimentación, en los que termina de desplegarse toda la potencia y la profunda belleza que hacen de Low un album fundamental.
M.R.

23. The Beatles – Let It Be

1970 – Apple Records

The Beatles - Let It Be

Pese a que Abbey Road fue grabado antes, Let It Be fue el último trabajo de estudio de The Beatles y vio la luz el 8 de mayo de 1970. Las sesiones de grabación de este álbum fueron un poco turbulentas, con tensiones, cambio de locaciones y varios roces entre los integrantes, por ello fue realizado de una forma particular ya que la mayoría de las canciones no estaban grabadas con toda la banda en simultáneo y en el mismo estudio sino que cada Beatle iba completándolas individualmente. Aunque era notable que la banda ya se estaba desgastando y que las cosas no iban a seguir funcionando como antes, lograron regalarnos temas hermosos como “Two uf Us“, “Dig a Pony” y “The Long and Winding Road” y McCartney, Lennon, Harrison y Starr dieron nacimiento a un disco que todos deberían tener el placer de escuchar.
F.G.

22. The Cure – Three Imaginary Boys

1979 – Fiction Records

The Cure - Three Imaginary Boys

Robert Smith, Michael Dempsey y Lol Tolhurst eran tres muchachos no tan imaginarios a fines de los 70, cuando se daban a conocer al mundo con este, su disco debut, bajo el nombre: The Cure. Poco podían anticipar la grandeza que luego evocarían esas dos palabras. Three Imaginary Boys, marca la faceta esencialmente post punk de la banda, con canciones simples pero contundentes, que ya evidencian el inmenso potencial de una banda que luego crecería para demoler emociones a su paso.
A.C.

21. Pescado Rabioso – Artaud

1973 – Talent/Microfón

Pescado Rabioso - Artaud

Uno de los discos más influyentes e importantes del rock nacional argentino nace en esta década con una fuerte dosis de surrealismo, con una poesía fascinante y bellas melodías. A partir de este momento se inmortalizan canciones como “Todas la hojas son del viento” y “Bajan”. La complejidad y belleza musical parece regir esta obra magnánima del rock, lo cual queda demostrado en “Cantata de puentes amarillos”, “Cementerio Club” y “Las habladurías del mundo”.
J.A.

Comunidad Indie Hoy