Axl Rose, Slash y Duff McKagan se encuentran en plena riña jurídica con una marca de cerveza que tuvo muy pocos escrúpulos al elegir su nombre, según reporta The Blast.

Se trata de la cerveza Guns ‘N’ Rosé, que pertenece a la cervecería Oskar Blues y al colectivo cervecero Craft Brewery Canarchy. Esta cerveza, elaborada con hibisco y nopal, nos remite directamente a la reconocida banda que tiene como líder a Axl Rose. Es por eso, que los tres dueños de la marca Guns N’ Roses han iniciado una demanda a la cervecería alegando infracción de marca registrada, sumado a daños y perjuicios.

Además de esta cerveza, Oskar Blues habría estado produciendo remeras, pins, pañuelos, stickers y vasos que contenían el logo de Guns ‘N’ Rosé.

La demanda por parte de los músicos reza:

«A partir de la presentación de esta queja, la cerveza Guns’ N ‘Rosé del demandado se sigue vendiendo en tiendas como BevMo, y la mercancía Guns’ N ‘Rosé infringida del demandado se sigue vendiendo en el sitio web del demandado. El demandado no debe tener derecho a continuar vendiendo productos infractores e intercambiar intencionalmente la buena voluntad, el prestigio y la fama de GNR sin la aprobación, licencia o consentimiento de GNR.»

El dueño de la marca respondió que no será hasta marzo de 2020 que dejará de utilizar la marca.

Mientras tanto, el público sigue esperando el nuevo disco de la banda que, según rumores iba a comenzar su producción este año, aunque luego Slash dijo que dudaba que esto fuera a concretarse. Aparentemente están concentrados en otras actividades y no en el posible disco tan esperado por los fans.