Foto: Facebook de James Blake

En años anteriores, James Blake llegó a ser uno de los artistas mejor calificados en Pitchfork. Su álbum debut autotitulado fue puntuado con 9; luego Overgrown (2013) recibió un 8 y The Colour in Anything (2016) obtuvo un 8.2 en ese portal especializado.

Pero esa tendencia se derrumbó cuando el periodista Philip Sherburne reseñó Assume Form en la citada web cultural. En esta oportunidad, se calificó el nuevo disco de Blake con un 5.8 sobre 10. En tal revisión de la placa se menciona que es «agresivamente pastel», asimismo se indica que es «seria hasta el sofoco». Sherburne también destaca el hecho de que la palabra «yo» se usa 136 veces en las letras de las canciones. Con ello apunta a que hay demasiado egocentrismo por parte de su compositor.

Aquello sorprendió a muchos y ciertamente no le hizo gracia a James. Así que desde su Twitter, el músico de 30 años le contestó a Pitchfork y sugirió que su valoración negativa obedece a motivos personales:

«Creo que aún están un poco enojados porque los dejé en evidencia por su masculinidad tóxica».

Allí hace referencia a un comunicado que él mismo publicó el año pasado criticando que ciertos medios de comunicación usen el término «sad boy music» a manera de burla o insulto. Por entonces, Pitchfork tuiteó «Don’t Miss It», un sencillo de James y comentó que él «seguía triste». En vista de ello, el británico denunció ese comentario como un claro ejemplo de masculinidad tóxica.

Pese a todo lo anterior, cabe señalar que Assume Form no ha recibido mala crítica por parte de otros periodistas especializados; aunque tampoco ha sido alabado como su mejor lanzamiento hasta la fecha. En caso de que hayas escuchado este disco de Blake, ¿qué opinión te merece? ¿Tiene razón Pitchfork en que es su peor álbum? Si no lo has oído, te invitamos a hacerlo.