Liam Gallagher es un crítico nato, pero para el ex Oasis sus opiniones sobre una persona o situación no son motivo suficiente para terminar una relación o, en su defecto, evitar que se recomponga un lazo.

Este es el caso que el músico inglés vivió recientemente con Alex Turner, su compatriota y colega a quien Liam criticó el pasado noviembre tanto por su look como por “adoptar” el acento estadounidense después de su mudanza a Los Ángeles hace ya algunos años.

Tras el mencionado episodio, ambos frontmans fueron vistos compartiendo unas cervezas en el Sziget Festival de Budapest la semana pasada, dejándoles saber a los seguidores de ambos artistas que las palabras de Gallagher son cosa del pasado y que está todo más que bien entre ambos.

Una fuente cercana al hermano de Noel le contó al medio The Sun:

“Alex estaba [en el festival] antes de la presentación de Arctic Monkeys el martes y después de que [Liam y Alex] charlaron en el backstage, terminaron en un hotel local hasta altas horas de la madrugada, bebiendo y hablando de música”.

“Liam definitivamente se ha suavizado durante el año pasado”, continuó relatando esta persona cuyo nombre prefirió dejar en el anonimato.

“Particularmente desde que se reunió con su hija Molly [Moorish]. Se dio cuenta de que a veces es demasiado rápido para hablar antes de pensarlo bien”.

“Liam definitivamente es un hombre que cambió para mejor”, explicó la fuente que también agregó que “Alex no parecía tener ningún resentimiento, se pusieron como una casa en llamas”.

Comunidad Indie Hoy