El sábado 11 de mayo por la noche, 107 Faunos hizo la segunda parada de su gira española en la sala Costello de Madrid, una sala pequeña y cálida, ubicada en un sótano céntrico, que permitió una proximidad casi de entre casa con el público.

La banda de La Plata llegó al viejo continente para presentar su último disco, Madura el dulce fruto, en ocho ciudades. El show del sábado, junto a los locales Repion, se realizó en el marco del festival Sound Isidro, evento que también incluyó en su programación a los compatriotas de Babasónicos y Las Ligas Menores.

Foto: Luciano Billone

La noche abrió con «El tigre de las facultades», logrando que las 100 personas que fueron a escucharlos se peguen contra el escenario. La compenetración de los presentes con la música del otro lado del charco se palpaba en la cantidad de remeras de Las Ligas, mayoritariamente compradas la noche anterior.

Intercambiando chistes y comentarios con el público, se fueron hilando las más de 20 canciones que formaron parte del set. Pese a que el espacio del escenario le quedó chico, Juan Pablo Bava se encargó de bailar a lo largo de todo el show manteniendo la buena vibra intacta. «Mi hermano está en una lata a 1.000 metros de altura camino hacia aquí», respondió Javier Sisti Ripoll cuando desde el público le preguntaron por su hermano Félix, bajista habitual de la banda.

«Pico tres», «Llorando en la mansión prestada», «Calamar gigante nº 8» y «Jazmín chino» fueron los puntos altos de un show que nadie quería que termine. Los músicos realizaron dos bises por fuera de la la lista preparada previamente, quedándose con ganas de un tercero culpa del tope horario.

Foto: Luciano Billone

*

Foto principal: Luciano Billone.