Desde el ingreso mismo a la sala del teatro palermitano La Mueca, lugar donde se está presentando la segunda temporada de esta obra, el espectador se va sumergiendo en un universo donde nada es impoluto. Por el contrario, todo está hecho de lo que solemos considerar como basura.

Con una escenografía construida netamente con materiales reciclados, y con personajes cuyo vestuario sigue acorde con esa estética “cartonera”, Residual es una obra que consigue no solo sacarnos de nuestra comodidad y entretenernos, sino ayudarnos a imaginar qué sucedió con aquellas personas que en diversos momentos de la historia reciente han sido desaparecidas, incluso bajo gobiernos democráticos. En todo caso, la mayor parte de la narrativa transcurre gracias a coreografías y cantos ejecutados por sus protagonistas; los diálogos son escasos, aunque contundentes. La música también resulta un elemento crucial en el desarrollo de su trama, y la creación de diversas atmósferas a lo largo de la misma. No se trata de melodías que correspondan a un solo género, es un repertorio variado y lleno de emotividad.

El miedo infantil que nos inculcaron y que se genera ante la amenaza de que nos llevaría el espantajo si cometíamos travesuras se hace presente una vez más, lo cual motiva a preguntarnos: ¿quién es nuestro espantajo por estos días? ¿Seguimos sintiendo ese miedo? Y de ser así, ¿está justificado aquel temor? Por último, y no menos importante: ¿somos acaso desechables ante los ojos de algunos?

De cualquier manera, esta obra del colectivo Ideas Descabelladas, dirigida por Martín Izcúa y estelarizada por un ágil elenco, en su gran mayoría conformado por estudiantes y egresados de la UNA, es una buena oportunidad para plantearnos esos interrogantes y ahondar una vez más en la importancia de la memoria colectiva.

*

Residual: El Mito del espantajo se presenta todos los viernes del mes de agosto a las 20hs. en el teatro La Mueca (José Antonio Cabrera 4255, CABA). Las entradas se pueden conseguir online en la página de Alternativa Teatral o directamente en el teatro.