10. BlacKkKlansman

Spike Lee

Spike Lee encara este policial biográfico y cómico, en el que un hombre negro logra infiltrarse en el Ku Kux Klan a través de su ayudante, un judío blanco, en plenos años ‘70. Tal vez uno de los films más notables de los últimos años del director, BlacKkKlansman es una película que apunta a la crítica histórico-política al fiel estilo del realizador. Lee logra dejar sentada la crítica al racismo e incluso a la política actual sin, en ningún momento, renunciar a un humor orgánico y a la maestría cinematográfica, por lo que tanto se le conoce. John David Washington y Adam Driver forman una dupla imbatible que, dentro de la lógica de la historia, no es menor que sea interracial. – Julieta Aiello

09. El Ángel

Luis Ortega

El film de Luis Ortega fue una de las películas argentinas más vistas del año, recolectando premios y espectadores en todo el mundo. Su protagonista, Lorenzo Ferro, interpreta a Carlos Robledo Puch, un ladrón y asesino apodado El Ángel. El joven actor fue una revelación, no sólo por el parecido con el personaje real sino por la sorprendente actuación, acompañado del Chino Darín. El film cuenta con una banda sonora exquisita que recorre el rock nacional de los ’70: Billy Bond y La Pesada, Pappo’s Blues, Manal y algunos éxitos de Palito Ortega en clave de homenaje. Con la participación de la productora El Deseo de los hermanos Almodóvar, El Ángel ofrece una estética de alta gama, un trabajo de arte que cuida los detalles de época y suma una gran estilización de la historia. – Julieta Aiello

08. La reina del miedo

Valeria Bertuccelli

Valeria Bertuccelli se pone por primera vez en el rol de directora en este film, que también protagoniza. Con algunos tintes autobiográficos y gran maestría narrativa, Bertuccelli interpreta a una actriz en crisis con su carrera, su pareja y consigo misma. Destellos místicos, pasajes tragicómicos y una oda al teatro, La reina del miedo lo tiene todo para ser una de las mejores producciones que nos entregó el cine argentino durante este año. El film fue premiado en el festival de Sundance, en Málaga y Bosphorus. Bertucelli explota su lado dramático conjugado con su lado cómico que apela a un cinismo que se vuelve encantador. Despeinada la mayor parte del tiempo, habitando una casa enorme vacía de compañías y vistiendo costosas prendas, la protagonista va enfrentando un sinfín de miedos completamente irracionales que van paralelos al inminente estreno de su obra maestra. – Julieta Aiello

07. The Florida Project

Sean Baker

Luego de la aclamada Tangerine (2015), Sean Baker vuelve con The Florida Project y conquista miles de corazones. Situada en una especie de hotel-monoblocks de habitaciones, con colores estridentes, conocemos la vida cuesta arriba de una madre joven con su hija de unos 6 años. Las miles de formas para sortear la falta de trabajo, las cuentas a pagar, la crianza de su hija y la mirada punitiva del otro, se vuelven los tópicos que configuran esta historia tan simple como realista. La ironía de la cercanía de este espacio con el Disnaylandia de Orlando, los fuegos artificiales, frente a una infancia que se transita con la diversión de lo cotidiano, pone en marcha una crítica social similar a la que vimos en Tangerine: el lado no glamoroso de California y Florida. – Julieta Aiello

06. La flor

Mariano Llinás

La flor es, sin duda, el mayor experimento del cine nacional. Una película de casi catorce horas de duración, que se filmó durante una década aproximadamente. Mariano Llinás explora en seis episodios diferentes, con una lógica particular cada uno, el universo de los géneros, la narración y el movimiento. La película es una oda al viaje atravesando diferentes nacionalidades. La línea que une a los relatos es la presencia de las actrices pertenecientes al grupo teatral Piel de Lava. Ellas conjugan una historia de espionajes con un cine más experimental; la temporalidad es sólo un destello. Hay historias que no terminan, como un relato kafkiano, pero la película pasa por encontrar historias extraordinarias en medio de una verdadera épica cinematográfica. La flor no pudo haber sido una serie porque el peso de la duración y el compromiso del espectador son necesarios para dar el golpe remate. Esta película va a quedar por siempre como una extraña joya, ya sea por la aventura de su rodaje que pasó por todos los obstáculos; o por esa odisea de hacer una película que lleve al extremo y desarticule los temas y géneros. – Juampa Barbero

05. Isle of Dogs

Wes Anderson

Wes Anderson regresa al stop motion de Fantastic Mr. Fox, pero para contar una fábula canina que trasciende el mero guiño de su humor y roza cuestiones sociopolíticas como quizás nunca antes. El director de The Royal Tenenbaums ya tiene su firma que puede meterla en cualquier parte, hasta incluso en un basurero gigante que es la isla de montones de perros exiliados. Este paraíso distópico esconde una profunda belleza bajo tanta basura y su lujo no está solo en la paleta de colores, sino en cada encuadre y en pequeños detalles que pasan desapercibidos por otros tipos de velocidades. Wes Anderson no quiere dejar nada afuera y hace una película que lejos está de ser un film para niños, con diálogos cargados de contenido y chistes que te quiebran media sonrisa. Cualquier fan del director va a saber extraer cada elemento propio de su universo, cada ítem del dogma Anderson está presente y es más arriesgada que su animación anterior. Esto va a encantarle a tantos espectadores, como también generar fastidio en aquellos que hagan una lectura más radical. – Juampa Barbero

04. Phantom Thread

Paul Thomas Anderson

Paul Thomas Anderson pisó fuerte en la más reciente edición de los Premios Oscar con Phantom Thread. El film, protagonizado por uno de sus favoritos, Daniel Day Lewis, está situado en los años ‘50 y se centra en la figura de Reynolds Woodcock, un narcisista diseñador y costurero. La película es un desfile de delicias visuales referidas al ámbito de la moda, donde las telas, los cuerpos y los detalles se vuelven los protagonistas, característica que le valió el Oscar a Diseño de Vestuario. Otro de los aspectos más logrados del film es la construcción del protagonista, que se presenta como un déspota algo silencioso, que seduce con su arte y delicadeza. Daniel Day Lewis, nominado para el Oscar a Mejor Actor, brilla con una destreza actoral que combina al villano y al ídolo. – Julieta Aiello

03. Roma

Alfonso Cuarón

Roma es la nueva película de Alfonso Cuarón, director de Niños del Hombre. Una historia que se narra con mucha sutileza, donde los movimientos de la cámara son la pluma del poema. Un blanco y negro que acompaña aquel sentimiento nostálgico que emana toda la película. Roma se divide en dos posturas femeninas: la mujer con el poder aristocrático y la criada. Una especie de canto a su crecer. El director no pierde oportunidad también de hacer un visionado de la realidad política que atravesaba México en aquel momento, convirtiendo lo individual en universal. Cuarón logra una película extremadamente poética también, ya que el interés por dotar de cotidianidad, lo hace suceder con un montaje interno, encuadres entre encuadres y una cámara que se detiene a descansar frente a la belleza, por más cruda y dolorosa que pueda ser. – Juampa Barbero

02. Coco

Lee Unkrich / Adrian Molina

Coco fue, sin dudas, una de las películas más adoradas durante 2018. Semanas y semanas en cartelera, arrasó con pequeños y adultos mostrando el trayecto de un niño por el mundo de los muertos. Situada en pleno día de los muertos mexicano, el film otorga un gran soundtrack, una historia familiar compleja pero accesible a todo público y un deleite visual de miles de colores y tradiciones construidas de manera cuidada y fiel a la realidad. Emotiva, cómica y compleja, Coco es el gran triunfo de Disney-Pixar de los últimos años. – Julieta Aiello

01. Call Me by Your Name

Luca Guadagnino

La deliciosa adaptación de Luca Guadagnino de la obra literaria de André Aciman, es, definitivamente una de los favoritas del 2018. Si bien resulta un rejunte de clichés burgueses y europeos, estéticamente es un deleite a cada cuadro. Esta historia fugaz pero super intensa de amor entre un adolescente y un adulto recorre los recovecos del sexo, la cultura y los juegos de seducción. Muy pausadamente, con un timing perfecto, Guadagnino nos hace parte de esta aventura revestida de lo prohibido que propone el autodescubrimiento a partir del otro. Call Me by Your Name es un gran drama amoroso con mentada sensibilidad y arte. – Julieta Aiello – Reseña completa