Foto: Renzo Leonard

Durante 2018, de forma gradual y ruidosa, afloraron una variedad de proyectos musicales del interior de la escena independiente rosarina. Muchos de ellos ya se encontraban dentro del circuito y estaban presentando su material en los diferentes espacios culturales que ofrece la ciudad. Pero algo cambió hace un año cuando se empezó a generar una fuerte camaradería entre los artistas, donde la amistad, el compañerismo y un mismo discurso social e ideológico ayudaron a construir los cimientos de un movimiento.

De esa nueva ola surge Bubis Vayins. Con la presentación de su primer disco, Siempre veo algo en la oscuridad, aparecieron como una novedad por sus composiciones que coquetean con el post punk, la sobrecarga de sintetizadores y sus letras escritas en clave de manifiesto. La presencia de una estética musical definida y de ideas comprometedoras, fueron los elementos que le dieron un aspecto particular a este primer trabajo.

Ya más conscientes del sonido que querían lograr, de un discurso más espontáneo -al igual que sus shows en vivo- surgió su segundo disco titulado Salir. Este nuevo trabajo tiene como eje la simplicidad, sobre todo en el mensaje que quieren transmitir. Sin tantos ornamentos discursivos y concentrándose en la sencillez, sus letras divagan entre temáticas relacionadas a la cotidianidad, a la intimidad de un nuevo hogar y a los mismos pensamientos que nos interceptan en el devenir rutinario. Preguntarse el por qué de las cosas de una manera musical y lúdica a la vez, es un concepto que atraviesa la inventiva de esta banda. Por todo esto, no es menor su título, Salir: salir de la cama, salir con amigos, enfrentarse al mundo que duele pero que, en contrapartida, nos impulsa a crecer.

A pesar de que muchas de las canciones del disco generan un clímax de baja intensidad, el ritmo vibrante y apasionado que caracteriza a la banda no desaparece. Canciones como «Ansiedad» -su video se estrenó a principios de este año- o «Parque», primer track, despliegan una marea de sonidos y guitarras revoltosas, que logran elevar el pulso e introducen al alboroto mental. Algo a destacar de esta nueva producción es la colaboración de varios amigos que participaron en los coros y dejaron en claro, una vez más, que esta red cada vez más amplia de artistas rosarinos lograron erigir un círculo musical en donde impera un mismo objetivo: hacer música y generar espacios amenos y libres de competencia.

Acorde a las subjetividades que dan vida y componen este segundo disco, el arte de tapa combina a la perfección. La fotografía a cargo de Violeta Capasso es una clara representación de un discurso que hila las seis canciones del disco. La cama destendida, botellas de diferentes colores, y un póster pegado con cinta a la pared, son algunos de los elementos que recrean esa sensación de comodidad a la que apunta el disco.

La creatividad que se manifiesta a lo largo de esta nueva producción sonora expone una nueva etapa para la banda. Bubis Vayins se reinventó y logró transmitir un presente artístico que se trata de sorprenderse con nuevas ideas y escribir canciones para hacerle frente a la monotonía de la vida.

Bubis Vayins – Salir

2019 – Bpm

01. Parque
02. 3.52 PM
03. Touche de creme
04. En el patio, bajo la pérgola
05. Ansiedad
06. Cuando San Martín se hace avenida