Discos
|
09/02/2022

The Weeknd – Dawn FM

El artista canadiense se hace cargo de su nuevo lugar como ícono del pop con un álbum obsesionado con la muerte y cargado de hits ochentosos.

Nuestra cultura está obsesionada con su pasado. Solemos pensar en cómo sería haber vivido en el pasado, pero no necesitamos una máquina del tiempo para hacerlo cuando tenemos artistas que lo traen a nuestra realidad de una manera tan emblemática como The Weeknd. Con After Hours, su disco anterior de 2020, el artista canadiense trascendió y se consolidó como ícono pop, uno que no se deja llevar por lo que están haciendo sus colegas, sino que crea su propio camino, misión que se reafirma con la llegada de Dawn FM.

A pesar de que los discos conceptuales no son comunes en el mundo mainstream, su LP anterior había demostrado que Abel Tesfaye apunta a crear un universo alrededor de su música, videos y estética. After Hours nos llevó por el camino del final de una vida caótica para llegar al purgatorio con Dawn FM, la radio que escuchamos cuando estamos a punto de ver a qué lado vamos a pasar, si al infierno o al cielo. Si bien no se trata de una novedad conceptual en su carrera, teniendo en cuenta que ha explorado la idea de la muerte desde sus comienzos y colaboró en la emisora de radio más experimental de Magic Oneohtrix Point Never con Daniel Lopatin (productor de este disco), sí plantea nuevas preguntas.

Foto: Facebook de The Weeknd

¿Qué se sentiría morir? ¿Recordaríamos todos los errores, remordimientos y memorias junto a nuestros seres queridos? El primer tema homónimo del disco es interpretado por el reconocido actor Jim Carrey, quien hace de locutor en la emisora durante todo el proyecto y ayuda a continuar con la narrativa que lleva. Carrey nos hace ver que tendríamos miedo, que posiblemente no sabríamos qué hacer en este limbo y solo querríamos tener una pequeña guía para saber que estamos en el camino correcto.

Con “Gasoline” y “How Can I Make You Love Me”, es evidente el tono sombrío y frío que The Weeknd quiso tomar, haciéndonos sentir que estamos en una noche oscura y solo nos acompañan las luces de las calles. Son canciones bailables y llenas de espíritu que se instalarán en nuestros cerebros como un gusano, la muestra del impacto de la producción de Max Martin, reconocido por haber diseñado los hits de …Baby One More Time de Britney y “It’s Gonna Be Me” de *NSYNC. Durante todo el proyecto es también evidente la inspiración en la música de Daft Punk. Desde “I Feel It Coming” en Starboy (2016), han tenido una omnipresencia en todo lo que Tesfaye hace y muchos han criticado que sus canciones son demasiado similares las de Discovery (2001) y de Random Access Memories (2013).

Poco a poco vamos avanzando más y más y los colores de las composiciones van cambiando. Pasamos al interludio de Quincy Jones, “A Tale By Quincy”, donde nos cuenta un poco sobre su vida y Dawn FM nos indica que nos acercamos a un momento lleno de baladas, desde las que el LP comienza a perder un poco su dirección y estilo. Ahora todo suena a finales de los setenta y principios de los ochenta como Off the Wall de Michael Jackson, no sabemos exactamente hacia dónde vamos y es como si aparecieran pensamientos momentáneos de cosas sin conexión.

Dentro del universo The Weeknd, estas referencias intentan mantener vivo el pasado que forma parte de nuestra historia, el que añoramos por todas las cosas buenas que representaban y que nos alejan de la realidad en la que continuamos en una pandemia con consecuencias económicas y sociales. Sus composiciones no son una copia, lo hace suyo y lo transforma en algo futurista que puede ser la manera en la que ve lo que viene, como una celebración de esta transición de la que pasaremos a felicidad.

Su obsesión por hacer que todo lo que crea se convierta en una experiencia y no en un simple álbum hace que pasemos de un espacio con un montón de luces y sangre, a estar en una dimensión en la que el negro es el uniforme. Lo notamos no solo en el arte de la portada, sino también en sus videos en los que pasó de ser un asesino en serie a transformarse en un anciano que se enfrenta a su lado más oscuro y que tendremos que esperar a ver cómo avanza al otro lado en la última parte de su trilogía.

Temas como “Here We Go Again” con Tyler, The Creator y “I Heard You’re Married” con Lil Wayne exploran la incertidumbre de si realmente llegamos a hacer lo correcto con la persona con la que estábamos, cómo nos sentimos al abandonar una relación tóxica y si nos quedamos sin tiempo para finalmente encontrar a la persona ideal para nosotros. Pero ya no hay nada de qué preocuparnos porque ya no tenemos vida, ¿o sí? Entonces, ¿por qué deberíamos de preocuparnos por ello?

Una persona puede ser todo lo que soñamos y más, en especial cuando nos dejamos ir y no importa más nada. Sin embargo, las cosas en la vida realmente se pueden apreciar una vez que perdemos el control. “Starry Eyes” captura esa esencia y muestra a una mujer como una metáfora sobre la muerte. Luego el disco pasa a ser “Less Than Zero”, que no tiene nada que ver con el libro de Bret Easton Ellis y donde The Weeknd narra cómo podemos pasar de ser todo a ser absolutamente nada, cómo todo puede terminar de un momento a otro. A pesar de que puede sonar igual de oscuro que cualquier otro tema de su repertorio, suena como una realización de que las cosas son como son y no podemos cambiarlas, entramos en paz y llegamos a esa luz al final del túnel.

Dawn FM captura cómo la muerte nos da miedo, casi no podemos contemplarla como idea porque estamos tan enfocados y preocupados por nuestros problemas, por las cosas que estamos haciendo y dejamos de hacer que no nos damos cuenta de que, al final del día, todas esas preocupaciones simplemente no sirven de nada, sino que debemos dejar ser y crecer. Como dice Carrey en “Phantom Regret by Jim”, debemos desenredar nuestra mente y entrenar nuestro espíritu a alinearse, a bailar hasta encontrar ese divino boogaloo.

Escuchá Dawn FM de The Weeknd en plataformas de streaming (Spotify, Apple Music).