Foto: Facebook de J Balvin

El éxito cosechado por el músico colombiano J Balvin con Vibras, su más reciente álbum, no es menor. De hecho, el cantante de 33 años está más de moda que nunca y es por ello que cualquier pronunciamiento público por parte suya es comentado por diversos medios, además de ser tomado en cuenta por sus numerosos seguidores.

Pus bien, el mensaje que Balvin publicó hace poco en su Instagram tiene que ver con la predilección de otros reguetoneros por la violencia y el narcotráfico en esta región del mundo como temas principales de inspiración. Lo que él intenta decirles, partiendo de la experiencia de alguien que viene de la ciudad de Medellín, cuna de carteles como el de Pablo Escobar, es que dejen de glorificar esos fenómenos y personajes tan problemáticos porque la realidad es mucho menos divertida y más lamentable.

Esto es, concretamente, lo que él expresó desde su cuenta de la aludida red social:

“Últimamente nuestro género musical anda más enfocado en la actitud de maleantes y narcos que en la música… Nací en el año 1985 en Medellín Colombia donde tuvo auge el narcotrafico, de lo cual NO ME SIENTO ORGULLOSO, pero es una realidad en ese tiempo era la plena calentura en la calles y por más que lo quisieras evitar y no fueras ‘calle’, algún amigo, conocido o familiar fueron asesinado de las formas más crueles e inhumanas, como exponente del género quiero expresar que esta actitud fue la que dañó por generaciones mi país y afectó la cultura mundial con el mismo vicio. Yo como colombiano de Medellín pues no comparto la película, tengo amigos en todos los niveles sociales y los más calle “malos de verdad“ ni hablan, ni se sienten orgullosos de lo que son, tampoco lo aconsejan, ni mucho menos usan redes sociales. Para mi es un chiste lo que está pasando. Mejor hagamos música! Me gustaría llevarlos a un barrio de mi ciudad a ver cuantos de los más “calle” del género no salen corriendo o les da un infarto al ver que sus películas no tienen nada que ver con la cruda realidad, respeto pa lo que son calle y guardan silencio porque su dolor y su realidad es mejor no contarla pero cero respeto a todos los payasos del género, que los siguen miles de personas y lo único que tienen para brindar es una mierda de vibras cuando vinimos es a poner a la gente a bailar y a hacerlos felices”.

Últimamente nuestro género musical anda más enfocado en la actitud de maleantes y narcos que en la música… Nací en el año 1985 en Medellín Colombia donde tuvo auge el narcotrafico, de lo cual NO ME SIENTO ORGULLOSO, pero es una realidad en ese tiempo era la plena calentura en la calles y por mas que lo quisieras evitar y no fueras “calle”, algún amigo, conocido o familiar fueron asesinado de las formas más crueles e inhumanas, como exponente del género quiero expresar que esta actitud fue la que dañó por generaciones mi país y afectó la cultura mundial con el mismo vicio. Yo como colombiano de Medellín pues no comparto la película, tengo amigos en todos los niveles sociales y los más calle “malos de verdad“ ni hablan, ni se sienten orgullosos de lo que son, tampoco lo aconsejan, ni mucho menos usan redes sociales. Para mi es un chiste lo que está pasando. Mejor hagamos música! Me gustaría llevarlos a un barrio de mi ciudad a ver cuantos de los más “calle” del género no salen corriendo o les da un infarto al ver que sus películas no tienen nada que ver con la cruda realidad, respeto pa lo que son calle y guardan silencio porque su dolor y su realidad es mejor no contarla pero cero respeto a todos los payasos del género, que los siguen miles de personas y lo único que tienen para brindar es una mierda de vibras cuando vinimos es a poner a la gente a bailar y a hacerlos felices.

A post shared by J Balvin (@jbalvin) on

En todo caso, su visión parece coincidir con la de buena parte de sus compatriotas, quienes por lo general no están nada contentos con el hecho de que la comunidad internacional relacione a Colombia con drogas y delincuencia.

J Balvin se presentará en Argentina los días: 24 de noviembre en Luna Park, 21 de Noviembre en Quality de Cordoba y 22 de noviembre Teatro Metropolitano de Rosario.