El 3 de enero se dio a conocer el listado de artistas que formarán parte de la edición 2019 del Coachella Valley Music and Arts Festival y, como ya es sabido, Tame Impala fue anunciado como uno de los números que servirán de headliners. Ese mismo día, Kevin Parker replicó la noticia en Instagram y prometió “nuevos sonidos” para este año.

Ahora, en una nueva entrevista brindada al The Sunday Times de Australia, el propio Parker fue un paso más allá al confirmar que el esperado sucesor de Currents saldrá antes de fin de año.

Si bien el multiinstrumentista no reveló demasiado sobre los detalles del que será el cuarto LP del proyecto, el Times describió los próximos 12 meses como «definitorios” en la carrera de Tame Impala. Además, el medio señaló que, cuando Parker se encuentra en su casa de South Fremantle, Australia, dedica «unas 10 horas o más al día» para crear nueva música.

«Me gusta pensar que el álbum es algo propio», reconoció Parker impulsado por los rumores que señalan que la placa podría ver la luz previo a su presentación en Coachella.

«No me gustaría en 20 años escuchar un disco que hice ahora y pensar que lo terminé por cualquier fecha límite o por alguna razón en particular. Fue terminado porque fue terminado».

«La anticipación es buena… quiero ser el tipo de artista que se siente fortalecido por las personas que esperan escuchar lo que tengo», prosiguió el músico.

Por otro lado, más adelante en el diálogo, Parker confesó que, a pesar de tratarse de las fechas más grandes en la historia de Tame Impala, olvidó decirles a Cam Avery, Dominic Simper y Julien Barbagallo, sus compañeros de gira, sobre el compromiso.

«Se habrán despertado, visto el cartel y pensaron que era una broma», dijo Parker entre risas. «Si leen esta entrevista, sabrán que lo olvidé. No somos un grupo que celebre mucho».