Leaving Neverland ha desatado imparables controversias. No solo los abogados y herederos de Michael Jackson han salido a hablar a partir del estreno del documental que lo acusa de abusos infantiles, sino que el público en general y allegados del artista se han expresado públicamente.

Días atrás Barbara Streisand salió, en defensa del Rey del Pop, a decir que “sus necesidades sexuales eran sus necesidades sexuales”. También fue el caso de su amigo Macaulay Culkin, quien usó su podcast para bromear acerca de los testimonios de abusos.

No fue esta la opinión de Paul McCartney, quien tuvo una relación cercana con Jackson, además de haber grabado dos grandes hits a dúo: «The Girl is Mine» y «Say Say Say». El ex Beatle, que acaba de pasar por nuestro país, dando un show en el Campo Argentino de Polo, fue entrevistado por la radio chilena Futuro y habló sobre el tema:

«Cuando lo conocí, era un tipo realmente agradable. No sabía nada del lado oscuro».

Y continuó:

«Michael Jackson era un gran gran talento, un gran artista, un gran cantante y un gran bailarín, y durante años amamos todo eso, pero nadie sabía de ese otro lado que se muestra en el documental. Puedo entender por qué la gente dice que ya no quiere escuchar su música».

A partir del lanzamiento de este documental de cuatro horas, muchos medios decidieron desvincularse de la imagen de uno de los músicos más adorados de todos los tiempos. Fue el caso de los productores de Los Simpson, quienes decidieron quitar el capítulo de la serie en el que Michael puso la voz. También muchas emisoras radiales tomaron la determinación de no emitir más música del Rey del Pop.