Imaginemos un camionero andando por las rutas norteamericanas escuchando música country pero a su vez influenciado también por el drone y las melodías etéreas-fantasmales. A grandes rasgos, es una válida descripción del camino que hizo Daughn Gibson hasta llegar a este debut solista, editado en abril pasado a través del sello White Denim.

El muchacho oriundo de Pennsylvania y de 31 años de edad encontró su afinidad con la música country hace más de diez años, cuando comenzó a manejar camiones. “Comencé a escuchar música country cuando no había nada más que escuchar en las radios mientras manejaba. Me empezaron a gustar las historias, no importa cuán absurdas sonaran. Me gustaba que fueran retratos de la gente, o de escenas, o de la nostalgia”.

Antes de este disco, hacer música estaba presente en su vida: tocaba la batería en bandas con nombres como “Nokturnal Acid” o “Natal Cream” mientras estaba en la secundaria. Y al moverse a una zona central de Pennsylvania, Daughn se inspiró para explorar sonidos más solitarios, oxidados y electrónicos. Y así nació All Hell, primer disco en solitario, que lo hizo a lo largo del 2011, y que llegó al sello que hoy lo edita gracias al contacto con Matt Korvette (el dueño del sello, hoy manager de Daughn), quien lo motivó para que terminara el álbum.

All Hell son apenas 10 canciones que se van en media hora y que pueden integrarse en una lista de producción al ladito de How To Dress Well o James Blake, con ese “dubstep country” bastante oscuro, voces graves, bajos fuertes y melodías cautivantes. Su voz grave fue comparada con la de Ian Curtis (imaginen al Joy Division haciendo esta electrónica minimalista, ¡y bailándola!) pero quizás vaya más por la línea de Roy Orbison o Scott Walker.

La intro “Bad Guys” da paso a las dos puntos más altos del disco, “In The Beginning” y luego la encantadora “Tiffany Lou“, con el mejor estribillo del álbum. Promediando el disco llega “Looking Back on 99“: los personajes y escenas que se presentan en sus canciones son notoriamente rurales o de pequeños pueblos y necesariamente losers, como Tiffany Lou. El cierre viene después del outro casi bailable de “Dandelions” con “All Hell

Hoy por hoy, Daughn sigue trabajando en la industria de los camiones, como un representante de Recursos Humanos. Y editó este disco, que ayudado con su voz evoca a la música country pero modernizada un poco con sus beats electrónicos y la querida atmósfera oscura. Sin dudas un disco para escuchar en la carretera, cuando el sol da de frente y empieza a bajar.

Daughn Gibson – All Hell

2012 – White Denim

FacebookSitio

01. Bad Guys
02. In the Beginning
03. Tiffany Lou
04. A Young Girl’s World
05. Rain on a Highway
06. Lookin’ Back on ’99
07. Ray
08. The Day You Were Born
09. Dandelions
10. All Hell

Comunidad Indie Hoy