Foto: Jo McCaughey / Facebook de Kurt Vile

Después de 2 largos años, Kurt Vile sacó un nuevo trabajo en solitario, Bottle It In, sucesor de Lotta Sea Lice de 2017, co-protagonizado junto a Courtney Barrnet. Este nuevo trabajo de estudio es, como ya ha definido el propio Vile en algunas entrevistas, una extensión más de lo que fue su ultimo disco en solitario, b’lieve i’m goin down. Por lo que ya podemos tener una pequeña idea de lo que es este álbum y el sonido que lo va a caracterizar incluso antes de escucharlo, con solo ver su portada que nos transporta a esa época del rock ochentero.

Efectivamente Bottle It In es ese amasijo de sintonías donde la propia melodía de la voz toma el poder y domina el ritmo de la instrumental, con un sinfín de influencias ancladas en un estilo clásico traído de las cunas de la música norteamericana, bebiendo directamente del country y de las añejas guitarras folk. Una extensión más de la senda que Kurt ha llevado durante toda su carrera. El talón de Aquiles que puede ser para algunos artistas el repetirse en su propio estilo una y otra vez, para Kurt esto supone la reafirmación de que lo que él hace es tan bueno, único y orgánico, que, a pesar de repetir unos patrones fijos sin reciclarse demasiado, su música no resulta repetitiva.

Al adentrarse en el álbum, podemos percibir esa sensación tan cálida y confortable que nos hace transportarnos a las atmósferas que Vile crea en composiciones tan melancólicas como “Mutinies” o “Bassackwards”. Más tarde Vile recrea los mundos de esa vieja Norteamérica de película, con “Come Again” o “Yeah Bones”, llevando un esquema en todo su trabajo que se basa en el dinamismo pero sin salir de esa zona de confort impuesta por el propio compositor.

Kurt Vile, al igual que sus ex-compañeros The War On Drugs, es un artista muy dado a esos largos temas que pueden llegar a prolongarse incluso 11 minutos, marcados por la tónica del progresismo y las instrumentales. Este trabajo no podía ser de otra manera y por eso cuenta con un par de piezas de estas características: “Bottle It In” y “Skinny Mini”. Contrario a la opinión de mucha gente que achaca esto a una falta de imaginación y por consiguiente a que luzcan como melodías muy repetitivas y excesivamente intensas, este es uno de los grandes atractivos de Vile. Es necesario entender y hacerse a su estilo, pero una vez superada esa barrera uno se puede sumergir en su profundo universo y no volver nunca más.

Bottle It In vuelve a hacer que ese tímido chico que sale a los escenarios con la cabeza agachada, reafirme un estilo que solo él consigue hacer, “el indie folk de Kurt Vile”, una música en la que a pesar de no contar con una voz prodigiosa y de tener melodías que pueden pecar de simplistas, consiguen hacer que su aura sea reconocible, agradable y fascinante.

Kurt Vile – Bottle It In

2018 – Matador

01. Loading Zones
02. Hysteria
03. Yeah Bones
04. Bassackwards
05. One Trick Ponies
06. Rollin with the Flow
07. Check Baby
08. Bottle It In
09. Mutinies
10. Come Again
11. Cold Was the Wind
12. Skinny Mini
13. (Bottle Back)