|
25/01/2022

Los 25 mejores discos de ambient de 2021

Un repaso por los lanzamientos más etéreos, silenciosos y sutiles que nos acompañaron durante el año.

En los últimos años, el constante bombardeo de pandemias, deforestaciones, incendios y tragedias generó un correlato de tranquilidad en el mundo del arte. Claro, siempre habrá artistas que decidan hacer frente a las injusticias del mundo alzando su voz, pero también existen los que eligen la sutileza y el silencio como herramientas para crear un refugio propio que nos permita descubrir otras formas de relacionarnos con nuestro planeta y con el sonido. No debería ser sorpresa, entonces, la creciente popularidad que ha ganado la música ambient en el último tiempo, un género musical que ya cuenta con por lo menos seis décadas de existencia y agrupa a un enorme y diverso cúmulo de artistas sonoros que utilizan un lenguaje instrumental, etéreo y minimalista para expresarse.

Mientras todavía nos preparamos para transitar este 2022 que no promete menos incertidumbres y ansiedades, el equipo de Indie Hoy eligió los 25 discos de ambient que nos acompañaron durante el año que se fue.

Bosque sin Árboles – Bosque sin Árboles

Trrueno

Después de reunir los tracks de electrónica bailable y experimental que publicó entre 2014 y 2018 en el excelente compilado Los años perdidos, el proyecto del argentino Tomás Fernández Bonilla dio vuelta la página con una obra neoclásica inspirada en el folclore pampeano. El álbum homónimo de Bosque sin Árboles es un trabajo de madurez y ambiciones orquestales, con espaciadas piezas de sintetizador, instrumentos de viento y meditativas guitarras criollas. Alejado de las raves que lo vieron nacer, Bonilla se adentra en los misterios que ofrece el campo, la noche estrellada y las voces ancestrales que suspiran en el viento. – Eric Olsen

Celer – With and Not Without

Independiente

Esta no podría ser una lista anual de música ambient sin la presencia de Celer, quien año tras año realiza alrededor de diez horas de música (lo cual es muchísimo). With and Not Without es sin dudas su más destacada obra de estos últimos doce meses, en la que, como es esperado, no hay nada nuevo: loops que se pierden en el inconsciente, líneas melódicas abrasivas con ataques y releases infinitamente largos que se sienten inmersos en una atmósfera exultante, llevándonos a una dirección, se podría decir, triunfante. Si bien es cierto que su fórmula es la misma, de alguna manera, funciona, siempre funciona. – Gabriel Giménez

Druida & The Folklore of Shapeshifting – The Prowesses of Enduring / Construções Abandonadas

Independiente

The Prowesses of Enduring / Construções Abandonadas es un split entre The Folklore of Shapeshifting, grupo proveniente de San Justo, zona oeste del gran Buenos Aires; y Druida, productor brasileño de Curitiba. Cada lado, así como sus integrantes, son opuestos: el lado A comandado por los argentinos es discreto, con muestras de estilo rural y atmósferas desoladas, como el soundtrack de algún viajero que hace dedo al costado de la ruta. Este lado se sirve principalmente de la guitarra, tanto clásica como eléctrica, oscilando entre lo consonante y lo disonante, pero siempre con una cuota de misterio, de estilo incógnito. El único momento ameno es cuando existe una melodía acompañada, al mejor estilo Emeralds, en la gran “All of the Neighborhood Kids Watched and No One Said Anything”. El lado B a cargo de Druida es mucho más directo, ruidoso, del palo del post-industrial, con más golpeteo y justeza. – Gabriel Giménez

Dyb – La memoria del viento

Templo Animal

Hay una profunda nostalgia atravesando los experimentos electrónicos de La memoria del viento. El productor argentino Dyb realizó una travesía sentimental a través del recuerdo, excavando en imágenes y situaciones que creía olvidadas para traerlas a un presente que lo encuentra peleando contra la incertidumbre y la melancolía. Inspirado en compositores clásicos como Debussy y en la música celta, el disco intercala pacíficos pasajes de piano con momentos catárticos en donde la distorsión inunda todo el espacio. Dyb continuó el año con tres discos más, Mirar lejos, Invisible y Desorden en la habitación de las imágenes, largos tracks con grabaciones de campo y profundas texturas que se sienten como secuelas simbólicas de la inspiración emocional que logró encontrar en La memoria del viento. – Eric Olsen

Entidad Animada – Ensayo pulso nocturno

Fuego Amigo Discos

Durante los últimos diez años, Marcos Díaz ha usado su alias Entidad Animada para profundizar en sus diversos intereses solistas fuera de sus otros proyectos como Bosques y Medalla Milagrosa. Las inquietudes del artista argentino van desde el shoegaze, el tango, los beats lo fi y el dub, y fueron recopiladas en la excelente selección de Recordatorio, publicada en agosto pasado por el sello de cassette Bruma del Sur. Pero Ensayo pulso nocturno, el mini disco que sacó el verano pasado, lo encuentra desarrollando su beta más ambient, con largas y nebulosas texturas que se difuminan sin contornos ni formas reconocibles. Grabados en 2014 pero rescatado y mezclados en diciembre de 2020, estos tres tracks viven en un mismo plano que otros hitos del género como Watermusic de William Basinski y las experimentaciones místicas de Klaus Wiese, trayendo al frente las frecuencias y vibraciones espaciales que parecen estar en el fondo de nuestros pensamientos. En línea con su tradición de lanzamientos veraniegos, este nuevo año no fue la excepción: la semana pasada Díaz publicó el melancólico y guitarrero Conductor áurico no-linear. – Eric Olsen 

Federico Durand – Herbario

Laaps

La botánica y la música ambient tienen una relación histórica que encontró sus exponentes más populares en discos como el clásico Green del músico japonés Hiroshi Yoshimura y la odisea de sintetizadores Plantasia del canadiense Mort Garson. Sin embargo, la de Federico Durand es una obra más intimista y sentimental, basada en su selección personal de hierbas y plantas favoritas que se pueden encontrar en la localidad de La Cumbre en Córdoba, donde grabó el disco. Se trata de uno de sus trabajos más delicados desde su álbum Música para Manuel de 2014. Pero mientras ese disco estaba motivado por la nostalgia y el duelo familiar, Herbario es un ejercicio que tiene tanto de alquimia botánica como de fantasía, una invitación a perderse en su edén de pequeñas melodías de piano y texturas de cinta. – Eric Olsen

Gas – Der Lange Marsch

Kompakt

Der Lange Marsch fue anunciado como el último trabajo de Wolfgang Voigt como Gas, y al escuchar la pieza entera tiene algo de sentido: el séptimo álbum del artista alemán es un “recapitulador” de 20 años de ambient techno. Encontrar parentescos en la música de Gas no es una tarea complicada, pero acá la intención es bastante directa, ya que se usaron viejos trastes con la tarea de ser nuevamente evocados. Por ejemplo, tanto el track 1 como el 11 contienen fragmentos de “Zauberberg 1“, tal vez el mejor opener de cualquier álbum de Gas; los tracks 7 y 9 repiten la melodía de “Konigsforst 1″ y “Konigsforst 5“, como así también el track 8, que es indudablemente “Pop 1“. La estrategia de revitalizar viejos clásicos puede ser imperfecta, pero se puede pensar en estos trabajos como un regalo exclusivo para sus seguidores, quienes tal vez podrán encontrar un carácter mucho más especial y simbólico que un oyente casual. – Gabriel Giménez

Green-House – Music for Living Spaces

Leaving Records

Uno de los discos más populares del ambient de este año fue el LP debut de Green-House, artistx orifundx de Los Ángeles, California que se ha consagrado en la mente de la prensa como una de las promesas del “new new age”. Sin embargo, Music for Living Spaces no es tanto una investigación espiritual como una obra que se siente hija predilecta de la obsesión botánica de Plantasia y el minimalismo de interior del compositor y pianista Erik Satie. Así, el alias de Olive Ardizoni busca contagiar su fascinación y empatía por las formas de vida no-humanas a través de tiernas melodías de sintetizadores modulares que imitan flautas y pacientes baladas que se toman su tiempo para enraizarse y florecer. – Eric Olsen

Joa Joys – Meditadores del sótano

High Heal

Joa Joys parece crear cada uno de sus discos como si fuera un cuento. Hay una paciencia narrativa en sus canciones, que se toma el tiempo para introducir un espacio, crear personajes y aventurarlos hacia lo desconocido. Meditadores del sótano no es la excepción, una mini fábula new age publicada con un documental sobre la banda ficcional que sirvió de motor conceptual para la creación del disco. En su brilloso mundo de flautas, pianos sutiles y texturas lo fi, el proyecto del argentino Joaquín Ledesma orquesta en clave midi este concierto instrumental que inspira paz interior y curiosidad jovial en partes iguales. – Eric Olsen

Kodama – Yume No Mori

Side Quest

Para crear su segundo disco, el músico neozelandés Kodama dijo que buscó borrar su huella autoral y dejar que la música se vuelva el conducto de una fuerza superior. Inspirado en los pájaros e infinitos valles de su país, el artista trató de tocar lo menos posible, dando lugar a que la naturaleza de su país hable por sí sola. Yume No Mori es un álbum plagado de silencios y sonidos apenas perceptibles, e incluso en sus momentos más musicales, como en los sintetizadores envolventes de “Seeds and Other Magic” o las texturas subacuáticas de “Pictures of a Floating World”, Kodama elige correrse del foco de atención y ser simplemente una guía hacia vastos paisajes interiores. – Eric Olsen

La ola interior: Spanish Ambient & Acid Exoticism 1983-1990

Les Disques Bongo Joe

Esta compilación explora el costado más ambiental de la escena under española de los ochenta influenciada por los alemanes de Kosmische Musik y la música krautrock así como también la búsqueda del “exotismo ácido” en su permanente búsqueda del trance y la contemplación. El sello Bongo Joe se encargó de compilar algunas de las grabaciones provenientes de los sellos independientes de la península como DRO, GASA y El Cometa de Madrid, y reunió algunas caras conocidas como el magnate del new age europeo Suso Sáiz y el madrileño Miguel A. Ruiz. – Gabriel Giménez

Lumtz – Río

Templo Animal / Bruma del Sur

El camino de Lumtz hacia la relajación y el minimalismo alcanzó su momento de mayor síntesis en Río, el disco de cuatro canciones que grabó solo con un sintetizador Korg Volca FM y publicó en marzo a través del sello Templo Animal y en cassette con su propio sello Bruma del Sur. Es el trabajo más conciso del artista establecido en Bariloche, una exploración libre de melodías en loop que se sienten orgánicas por más que vengan de un teclado secuenciador. Tal vez inspirado en el poder de la simpleza que encontró con Río, el músico continuó el año con la publicación de Día cero, Tascam Memories #1 y #2, tres obras que profundizan su relación con el cassette como instrumento. – Eric Olsen

Malibu – United in Flames 24th February 2021

NTS Radio

Ya hace unos años que la productora francesa Malibu se encarga de crear, en forma de mixes, paisajes sonoros de ambient nostálgico e inmersivo, conocidos como United in Flames, que desde este año empezaron a sintonizarse mensualmente en la estación de radio NTS, siendo el programa del 24 de febrero uno de los mejores hasta la fecha. En él nos encontramos con la marca registrada de Malibu: ambient trance y un mar de cuerdas sintéticas, voces tímidas cargadas de reverb, pasajes sonoros nebulosos, sonidos introspectivos y florecientes, todo dentro de una selección que incluye a Evian Christ y al argentino Leandro Fresco. – Gabriel Giménez

Miguel Ángel Tolosa – Nostalgia (circa 1987)

LINE

Nostalgia de Miguel Ángel Tolosa encontró comparaciones obvias con la obra de The Caretaker o con Melancholia de William Basinski, pero eso no lo hace un álbum menos personal. El artista español recuperó unos viejos samples de música clásica que registró en los ochenta inspirado en su primer encuentro con Music for Airports de Brian Eno, y utilizó esa olvidada y paciente melancolía como el motor creativo de su disco. El resultado son nueve loops profundamente sentimentales, envueltos en fritura de vinilo y un aura de delicadeza al borde del olvido. – Eric Olsen

Mu Tate – Let Me Put Myself Together

Experiences Ltd.

Nocturno, húmedo, fluorescente, como el mar con luciferina: ese extraño fenómeno que provoca que el agua de mar emita una luz azul casi eléctrica e hipnótica que solo se ve en las sombras. Let Me Put Myself Together de Mu Tate es básicamente eso, un recorrido noctilucente que acostumbra prácticas de impresión, de tacto, de relación con la piel, de los poros, del fluvial. También nos da espacios para la confluencia del cuerpo, como en “Impulse”, una pieza trivial y desnuda; pero el atractivo es sumergirse específicamente en “Ultimate Resonance”: un oleaje de baño, un paraíso permeable que asimismo es sensible al roce. – Gabriel Giménez

Onsy – MetaConc

Quiet Time Tape

Quiet Time, otro sello característico del contiguo ambient, dentro de su catálogo nos ofrece el segundo disco de Onsy, un material esencialmente moderno, casi alienígena (que guarda un gran parentesco con la etapa más glitch-y de Autechre) que se escolta con pasajes de un dub tan profundo como el océano Pacífico. Durante cuarenta minutos, este trabajo aparenta ser una pieza áspera, escabrosa, pero se quiebra con una sección melódica que configura un acabado mucho más orgánico y reflexivo. – Gabriel Giménez

Pauline Anna Strom – Angel Tears in Sunlight

RVGN Intl.

La obra maestra póstuma de Pauline Anna Strom nos deja con más preguntas que respuestas. Publicado meses después de su muerte, Angel Tears in Sunlight es un trabajo sorprendente para una artista con 74 años de edad que no había publicado nada en más de tres décadas de silencio. Los diez tracks que lo componen se sienten como una incansable búsqueda espiritual, y si bien la prensa siempre asoció su carrera con la escena norteamericana de música new age de los ochenta, no hay nada de improvisado ni casero en la ambición trascendental de este álbum. Como un caleidoscopio, Strom nos muestra los puntos de contacto común de la relación musical entre humanos y máquinas a través de las épocas. Una expresión atemporal de una de las compositoras electrónicas más intrigantes de la historia del género. – Eric Olsen

PDP III – Pilled Up on a Couple of Doves

Shelter Press

PDP III es un trío conformado por Britton Powell, Huerco S. y Lucy Railton, que con su debut nos ofrecen una gama de sonidos bastante diferente a la que nos tienen acostumbrados. Pilled Up on a Couple of Doves es ambient en high-speed, incluso hasta se siente pesado, engrosando frecuencias bajas que lo convierten en un material robusto directo a querer aplastarnos en la primera escucha. Esto último es muy claro sobre el final de “Walls of Kyoto”, que con una intensa capa de noise en crescendo te golpea el pecho a través de un kick ladino como si estuviésemos hablando de un proyecto de Prurient, por ejemplo. Todos estos aspectos se engloban en el colosal closer de veinte minutos “49 Days”, que, si seguimos con las analogías, podría ser cómo el final boss de algún juego estilo Shadows of the Colossus, ya que se siente increíblemente titánico. – Gabriel Giménez

Pendant – To All Sides They Will Stretch Out Their Hands

West Mineral Ltd.

Después de un excelente debut con Make Me Know You Sweet, el alter ego de Huerco S, Pendant, vuelve para llevar las cosas un poco más allá y nos aventura en una nueva excursión incógnita. En este caso incrementa el carácter frívolo que distingue a este alias, configurando capas de crujido, bullicio y golpeteo, jugando con un mecanismo que revive a la música concreta más clásica, y engrandeciendo las texturas como si fuese que Brian Leeds tomó cursos en la escuela de Greg Stuart. Una vez más nos deja con un material oscuro y difuso pero que al mismo tiempo son parte del atractivo. – Gabriel Giménez

Perila – How Much Time it is Between You and Me?

Smalltown Supersound

Perila es el proyecto de Aleksandra Zakharenko, quien forma parte de lo que a mí me gusta llamar el “colectivo de nuevos productores de ambient 2k20”, al igual que Huerco S. y el catálogo de West Mineral Ltd (Ulla, exael, Pontiac Streator), artistas que ofrecen una especie de ambient de ensueño plagado de texturas, sirviéndose del loop como herramienta principal y manifestando un apartado nostálgico como insignia. How Much Time It Is Between You and Me?, en cambio, adquiere un costado mucho más opaco, en casos turbulento y por sobre todas las cosas un trayecto dinámico que, sin casarse con ninguna pauta, encuentra la forma de no reincidirse, lo que da como resultado un trabajo un tanto difuso pero sobrado desde lo versátil. – Gabriel Giménez

Picnic – Picnic

Daisart

Picnic es un dúo australiano con una fascinación con los ruidos que parecen accidentales, las frecuencias casi inaudibles y los loops caseros. Su disco debut homónimo es un trabajo colaborativo que reúne a grandes nombres del género como The Humble Bee, DJ Paradise y Huerco S., en cierta manera retomando el espíritu de comunidad que existía en la escena de new age norteamericana en los ochenta o entre los productores ingleses de electrónica en los noventa. Por más que vengan de contextos diferentes, Picnic logra tender un hilo en común entre sus invitados y enhebrarlos utilizando texturas abstractas al borde del ASMR. – Eric Olsen

Pop Ambient 2022

Kompakt

Desde su primera edición en 2001, el clásico compilado del sello alemán Kompakt se ha vuelto un clásico cada fin de año. Esta vez, la más reciente selección curada por el mismo Wolfgang Voigt continúa la senda de frialdad y dramatismo de los últimos compilados, alejado de los tonos más luminosos y cálidos que habían cautivado en ediciones anteriores como Pop Ambient 2002. Si bien la lista de colaboradores no difiere mucho de lo que Voigt nos tiene acostumbrados (Max Würden, Thore Pfeiffer y Joachim Spieth están presentes), Pop Ambient 2022 logra sonar tan fresco, cohesivo y necesario como todos los años. – Eric Olsen

Selva Aimé – Bocetos

Bruma del Sur

Como integrante del dúo América Analógica, las texturas ambient no son nada nuevo para Selva Aimé. Sin embargo, en su primer trabajo como solista, la artista argentina mantiene una curiosidad casi infantil a lo largo de sus ocho pequeños apuntes sonoros. Bocetos es una selección de tracks que Selva subió a su Soundcloud, algunos de hace tres años y otros más recientes. La escuchamos jugar con glitches digitales, loops de guitarra y melodías rotas; pero lo que hace de Bocetos un disco tan hipnótico es esa libertad creativa para experimentar con el sonido sin ningún otro tipo de pretensión más que el juego y el hallazgo fortuito. – Eric Olsen

Templo Animal Vol. 2

Templo Animal

Realizar un compilado que se sienta cohesivo es un arte en sí mismo, y el colectivo de artistas Templo Animal logró perfeccionar la técnica en su segundo intento. Esta selección de tracks provenientes de músicos argentinos y hondureños se siente como una expresión fluida, cada canción se derrama en la siguiente sin fuertes diferencias de estilo o tono. Templo Animal Vol. 2 sin dudas se trata de un hito para el género en Latinoamérica. Antes de que termine el año, el sello publicó un tercer compilado, esta vez en una beta más electrónica y menos minimalista aunque con algunas joyas ambient como los tracks de Lumtz, Dyb y Pablo Swiss. – Eric Olsen 

Ulises Conti – Escuchar con los dedos meñiques de los pies

Metamúsica

En su afán de no hacer ningún disco igual al anterior, el artista sonoro y compositor argentino Ulises Conti arremetió con uno de los pocos géneros que le quedaban por profundizar: la grabación de campo. Pero Escuchar con los dedos meñiques de los pies es también una especie de proyecto pendiente para Conti, producto de un viaje que realizó hace 25 años a las Amazonas para vivir con la comunidad indígena Tenharim. Como un diario sonoro de ese viaje, el disco reúne “cantos rituales, campanarios, barcos, insectos, cascadas, monos y relojes”, por momentos ordenando esos registros de manera narrativa y por otros creando un gran collage de recuerdos. – Eric Olsen