30. The 1975 – A Brief Inquiry into Online Relationships

Dirty Hit / Polydor

Con su último disco, The 1975 se consolida como una banda fundacional para las generaciones más jóvenes, logrando dejar su impronta y su marca en la historia de la música pop. Se habló mucho sobre el disco, incluso antes de su lanzamiento, dado que es el primero en presentar un Matt Healy rehabilitado de las drogas. Pese a que más de la mitad del disco fue escrito antes de su tratamiento, él mismo quiso que quede de esa manera para poder mostrar un cambio y decir aquello que pensaba en el momento. El disco fue escrito “en vivo”, como ellos lo describen, y se nota que las letras fueron finalizadas en tan solo unas semanas, dado que muchas canciones tocan temas muy actuales del ámbito social y político. A Brief Inquiry Into Online Relationships tiene sus fallas, pero sus fortalezas sin duda superan cualquiera de sus debilidades. – Eugenia Chionna – Reseña completa

29. Peces Raros – Anestesia

Gonna Go!

Anestesia es el salto al abismo de Peces Raros. Después de Parte de un mal sueño (2016), en el que empezaron a conjugar el lenguaje del rock con la electrónica, en Anestesia ya se convierte en su forma de hablar habitual. Oscuro, poderoso y sintético. Peces Raros cuenta con la artillería del universo de la maquinaria, sintetizadores y secuenciadores que se combinan perfectamente con riffs de guitarras, bombo en negras y un beat constante que altera la dimensión. Anestesia tiene una poética sombría donde el territorio onírico es el opio para no sentir dolor: «Es así como ves, no hay más» cierra el disco con «El Edén«. Las once canciones de este disco hace de las tinieblas una pista de baile, en la que toda resistencia de las cosas horrendas del planeta se logra girando en falso. Con canciones como «Barrio Adentro» y «Visiones Internas«, la espacialidad prolifera en todas maneras, desde chapas que no resisten hasta laberintos de cristal. Y es esta una forma de remarcar el territorio, ya que es lo que Peces Raros trata de desintegrar para dar lugar al ritual de sus efectos hipnóticos. – Juampa Barbero

28. BROCKHAMPTON – iridescence

Question Everything / RCA

De colectivo de artistas casi desconocido a autoproclamarse como boyband, BROCKHAMPTON ha tenido varias etapas en su corta (pero prolífica) carrera. iridiscence es sin duda un renacimiento, la gestación de su gran número uno, la firma de un contrato millonario con RCA y el primer lugar conseguido en la listas de Estados Unidos: un gran sueño cumplido. Este disco, el cuarto en su carrera, posterior a la saga Saturation, pierde ese color virulento, pierde el caos y las voces recargadas que rellenaban cada espacio vacío, aunque las letras desenfadadas se mantengan. Las melodías y los tiempos se hacen más amables; cada canción del largo tracklist libera una energía más optimista, sin demasiados sampleos, con menos elementos y con una producción más detallista. iridiscence mantiene ese espíritu de creación colectiva pero mucho más orientado al hit, al rap blando y la luminosidad. La banda se redescubre a sí misma y da el gran salto que esperaban y que pondrá a rapear a las masas. – Luis Mendoza

27. Los Besos – Copia viva

Independiente

«Jamás hice una canción de amor y tal vez esta va a ser la primera», canta Paula Trama en la tercera canción del nuevo álbum de Los Besos. Pero sabemos que miente, puesto que ya en discos anteriores como Helados verdes (2017) y Un disco de Los Besos (2016) creó hermosas piezas románticas. Ahora nos entrega 10 temas más, de los que se destacan algunos como «Destino», que refiere con mucho humor a un deseo platónico («No hay chances, te gustan los hombres, te gustan los hombres») y «Amazonas», una galopante oda a la lucha feminista. Sin embargo, lo mejor nos espera al final, con la magia de «La cascada de tu pelo enredado», cuya letra fue prestada de un poema de Francisco Garamona y evoca todas esas veces añorando a alguien al pasar cerca de su casa. A nivel sonoro, Los Besos se anima en esta placa a incluir más sintetizadores que de costumbre sin que ello destruya el encanto natural de sus canciones, tan breves y deslumbrantes como una lluvia de estrellas fugaces. – Laura Camargo

26. Las Ligas Menores – Fuego artificial

Discos Laptra

Hay grupos que no buscan cambiar radicalmente su forma de un disco a otro y ese sería el caso de Las ligas menores, que encontró en sus primeras canciones una narrativa que describía perfectamente las emociones con las que quería dar el mensaje. Y ahora, en Fuego artificial, lo que se propone es naufragar aun más en todo aquello encontrado y descubrir cuán inmensa puede ser la sencillez, donde la distancia entre el mar y la galaxia es de 1200 km. Que el disco es invernal no se duda, salió a la luz en la estación perfecta. Tiene toda la ternura y el calor de un fuego que no se apaga nunca. Tiene también eso de poderoso que te levanta el ánimo en una situación, con ciertas distorsiones que juegan con las distracciones de quien escucha. Cuando se piensa estar encima de todo, más fuerte es la caída, pero para una banda como Las ligas es mejor así. Nunca se está tan arriba y nunca tan abajo: el equilibrio de la banda es indagar escenarios imaginarios y para eso se necesitan emociones reales. – Juampa Barbero – Reseña completa

25. Snail Mail – Lush

Matador

Si bien este primer álbum de la cantautora Snail Mail es sin dudas una efectivísima carta de presentación para una nueva figura del indie internacional, a simple vista (o a primera escucha) pareciera que Lush no nos entrega nada nuevo. Es ese rock suave que fusiona a los primeros Bob Dylans y las últimas Courtney Barnetts, con rasguidos firmes pero desinteresados, como tocando con uno de los pesados suéteres de Kurt Cobain; la clave está en, por un lado, la dulce y magnética voz de la joven marilandesa, y por el otro, las ideas que se proponen desde lo lírico. Lindsey Jordan (con ese nombre nació) sabe escoger las palabras para mostrarse vulnerable y honesta, abriendo su habitación como un universo en el que cualquiera tiene un lugar para recostarse y compartir. Esa autenticidad refuerza la base musical ya conocida para reformularla y entregar una propuesta que, esperemos, sea a la vez una base hacia algo completamente único. – Lisandro Ruiz Díaz

24. Courtney Barnett – Tell Me How You Really Feel

Mom & Pop / Milk! / Marathon Artists

El segundo álbum de la australiana Courtney Barnett no es mucho más innovador que su anterior y más bien pareció seguir los lineamientos del álbum Lotta Sea Lice (2017) en compañía de Kurt VileTell Me How You Really Feel es un álbum que encierra las temáticas ya vistas en la Courtney que todos conocimos en Sometimes I Sit and Think and Sometimes I Just Sit (2015). Sin embargo, la artista se destaca una vez más por tratar la incomodidad presentada a la hora de expresar nuestros sentimientos. Sabe recurrir a los espacios en blanco entre conversaciones que amparan debates sobre autoestima y el altruismo intoxicante de las parejas. Barnett encuentra las frases y palabras justas donde, normalmente, las emociones terminan por acaparar las decisiones. – Paulo Srulevitch – Reseña completa

23. Las Luces Primeras – Forestal Tape

Indie Folks / Magical Book Records

Lo que Las Luces Primeras habían adelantado en el EP, la historia de aquella Actriz de los sesenta que hacía viajes interestelares, era solo el recorrido, la estela de la nave, ya que en Forestal Tape estamos parados en ese otro planeta. Acá las tortugas nadan en el cielo de un desierto con montañas, las montañas parecen de cartón y el cartón se diluye en el agua. Hay que dejarse llevar por el surrealismo natural de Mariano Peccinetti: en su mundo la psicodelia se mezcla con el western y por eso los caballos pueden volar. Desde el principio, el disco parece adentrarnos en un paisaje subjetivo donde los elementos no están pintados de colores con un pincel, sino recortados a modo de collage, porque las distintas texturas que vienen de otros géneros le permite al disco generar sonidos que vienen de otros planetas. – Juampa Barbero – Reseña completa

22. J Balvin – Vibras

Universal Music Latino

En 2018 el reguetón continuó su plan de conquista mundial y Vibras fue su más grande caballo de madera. J Balvin suaviza los bordes del género y experimenta con el dancehall y el pop latino para crear su disco más accesible hasta el momento. Vibras es el disco de «Mi gente», uno de los hits globales del año; pero también incluye los momentos más arriesgados del cantante colombiano como «Brillo», su dueto junto a Rosalía, o la inquieta «Tu verdad» y la salvaje «Machika». Vibras será recordado como el disco en que J Balvin se reafirmó como el Rey del Reguetón y le dio pelea a Drake por el título de Rey del Pop actual. – Eric Olsen

21. Nathy Peluso – La sandunguera

Everlasting Records

La sandunguera es el primer disco de Nathy Peluso, una combinación entre lo clásico y la modernidad. Como bien ella lo difinió, el disco es un intento de «traer lo de antes a ahora», pasando del hip hop a texturas del jazz y el soul. La identidad de sus canciones tienen una fuerte carga de teatralidad, donde la interpretación es un arma de doble filo. Nathy Peluso tiene una magia especial que hace de su alter-ego una figura política y explota desde sus melodías el empoderamiento femenino. Acompañado por su banda Big Menú, el álbum atraviesa distintas temperaturas. Hay momentos cálidos, con la salsa y lo tropical, pero también contiene el frío del adoquín callejero del rap urbano. Sus tonalidades vocales pueden variar y apropiarse de puntos muy altos, entremezclado con un flow muy particular que solo Nathy obtiene. Arrasando con todos los shows que hizo este año en el país, se convirtió en una de las figuras más importantes de la nueva generación y La Sandunguera es apenas la primera llama de un incendio más grande. – Juampa Barbero